Cuarto encuentro: Taxco, México, 1987

La principal estrategia organizativa fue la autogestión, lo que dio lugar a más de cien talleres. En este encuentro confluyeron las mujeres del denominado movimiento amplio y las feministas y el debate sobre quién realmente era feminista. La discusión llegó al extremo de plantear dos encuentros para el futuro, propuesta que no prosperó ante el lema “todas somos feministas”. Destacaron talleres como “La Matría, una tierra en común”, en la que participaron feministas independientes y mujeres que en esos momentos venían luchando por la liberación de sus países, como las nicaragüenses. “El feminismo y las mujeres de los sectores populares”, “El amor entre mujeres”, además, de temas como sexualidad, maternidad, lesbianismo y política, entre otros.

De acuerdo a Virginia Vargas, “La tensión entre la homogeneidad y la diversidad se expresaba no tanto en los temas, en los que todas coincidían en su importancia, sino en las estrategias a seguir para avanzar en la construcción del movimiento” (p. 167). De este encuentro sale el documento “Del amor a la necesidad”, que generó debate, pero que reflexiona sobre los nudos feministas a partir de la tensión entre “los ideales políticos y las prácticas sociales reales del movimiento feminista” (Vargas, 167).

Controversia


Código de seguridad
Refescar

13 EFLAC

создать сайт